COVID-19 Lawsuit
close-img

Abuso Sexual por parte del clero

A lo largo de California, incluyendo, en San Francisco, Oakland, Los Ángeles, Condado de Orange, y San Diego, las historias de cientos de víctimas (particularmente varones) que han sufrido años de abuso a manos de sacerdotes pedófilos y miembros del clero depredadores han salido a la luz.

Ha pasado más de una década desde que el mundo se enteró oficialmente de un abuso prolongado y continuo, principalmente de menores, por parte de miembros del clero católico. La historia se publicitó en gran parte a través de una serie de artículos escritos en el Boston Globe en 2002. A través de un buen periodismo de investigación anticuado, los reporteros de la publicación no solo descubrieron que varios clérigos habían abusado los feligreses de Boston y sus alrededores por muchos años, pero también que los funcionarios de la iglesia en múltiples niveles de autoridad lo sabían. Lo más impactante es que en lugar de despedir o expulsar a los acusados, la mayoría simplemente había sido reubicada en otras parroquias donde habían continuado sus costumbres de comportamiento abusivo y depredador.

Periodistas por la publicación habían encontrado que incluso en los casos raros en que el abuso había sido reportado a las autoridades locales, las víctimas fueron silenciadas, los cargos no se presentaron, y los incidentes fueron cuidadosamente barridos bajo la alfombra con el fin de evitar el deslustre de la autoridad y la reputación de la Iglesia Católica.  Desde que apareció por primera vez esta serie de artículos, varias ciudades de los Estados Unidos y más tarde, de todo el mundo, comenzaron a enviar agentes de la ley e investigadores a las iglesias católicas para dar seguimiento a más y más informes de abuso por parte de miembros del clero.  En muchos casos, las acusaciones de abuso habían ocurrido hace décadas y por parte de hombres y mujeres en los 40’s, 50’s y 60 años que reportaron haber sido víctimas de abusos por parte de sacerdotes cuando eran niños.  A medida que más historias emergieron de la oscuridad, casos de abuso previos y los incidentes generalizados de abuso fueron finalmente descubiertos, para finalmente ser vistos y oídos por todo del mundo.  El número de sobrevivientes sigue creciendo y ellos continúan compartiendo historias de sus propias experiencias de abuso a manos de sacerdotes y clérigos entonces muy respetados.

Con el paso de los años, la gran cantidad de hombres y mujeres que han sufrido abusos por parte de miembros del clero ha sido asombrosa. Un informe publicado por el John Jay College of Criminal Justice de la Universidad de la Ciudad de New York encontró que se habían cometido casi 11,000 acusaciones de abuso entre 1950 y 2002, cuando la historia apareció por primera vez en las páginas del Boston Globe.  Encargado por la Junta Nacional de Revisión, que había sido creada por la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos, el estudio encontró 6,700 acusaciones únicas de abuso contra 4,392 clérigos individuales.  El estudio encontró que el problema del abuso infantil por parte del clero estaba tan extendido que afectó al 95% de las diócesis católicas del país y al 60% de las comunidades religiosas.  Según el estudio, el número de casos de abuso aumentó primero durante los 1950’s y 1960’s, alcanzó su punto máximo en los 1970’s, y luego se redujo de alguna manera.

Durante esas décadas (años 50, 60, 70), se informaron poco más de 1,000 casos de abuso a las agencias locales de policía, lo que resultó en que solo 384 clérigos fueran acusados ​​penalmente.  De esos 384 miembros del clero acusados ​​penalmente, 252 fueron condenados y solo 100 fueron condenados a prisión.  Las víctimas de abuso eran a menudo mujeres, pero la abrumadora mayoría de las víctimas eran hombres y casi todos menores. Siguiendo la forma de convictos de abusadores de niños fuera de la iglesia, estos abusadores con frecuencia arreglaban sus víctimas con palabras amables, atención, y una variedad de regalos antes de comenzar el abuso contra sus víctimas.  En la mayoría de los casos, el clérigo era muy amigable con la familia de la víctima y muy respetado por sus respectivas comunidades.

Los funcionarios de la iglesia han sido ampliamente criticados por no informar los casos conocidos de abuso a las autoridades locales, así como por permitir que muchos de los acusados ​​continúen trabajando con niños después de haberlos trasladado a nuevas parroquias. Según el estudio de John Jay, el 40% de los clérigos acusados ​​de abuso sexual habían recibido asesoramiento psicológico antes de la reasignación en lugar de ser despedidos del ministerio. Más de 3,000 clérigos con acusaciones de abuso no pudieron ser interrogados más o acusados ​​penalmente porque habían fallecido en el momento del estudio.

El estudio de John Jay solo cubre las acusaciones y la actividad desde 1950 hasta 2002, pero las acusaciones de abuso a manos de los clérigos continúan llegando a las oficinas de autoridades locales.  En consecuencia, los grupos de apoyo para sobrevivientes han seguido aumentando en número de miembros.  La indignación entre el público americano, dirigida a la Iglesia Católica, y sus encubrimientos y silenciamiento de víctimas a lo largo de los años también ha aumentado exponencialmente.  En respuesta, los obispos de la iglesia han comenzado a tomar medidas para identificar el abuso, incluida la capacitación para detectar posibles abusos y cómo tratar adecuadamente con las acusaciones de abuso.  Las leyes en muchos lugares del país ahora obligan a los funcionarios de la iglesia a reportar las alegaciones de abuso a las autoridades locales para seguir la investigación.  La Iglesia Católica también ha comenzado a llevar cuentas de los informes de abuso sexual por parte del clero y otro personal relacionado con la iglesia. Por ejemplo, una auditoría que abarcó 2018 y 2019 reveló 4,434 alegaciones de abuso sexual.  Según los informes, la Iglesia Católica también pagó $281.6 millones por costos relacionados con el litigio, así como compensación a las víctimas de abuso de 2018 y 2019.

Las leyes de California ya tenían formas de tratar y castigar a los acusados ​​de abuso sexual, pero tradicionalmente el estatuto de limitaciones habría prohibido a muchas víctimas de abuso de buscar justicia, ya que el abuso pudo haber ocurrido hace décadas.  Sin embargo, en 2019, el gobernador de California, Gavin Newsom, promulgó la ley AB 218, lo que marcó una gran victoria para los sobrevivientes de abuso y su capacidad para buscar justicia. A partir de enero de 2020, AB 218 elevó el límite de edad para que los sobrevivientes de abuso emprendan acciones legales contra su clero u otro abusador afiliado a la iglesia.  Para las personas que han sido abusadas en la infancia, esta actualización de la ley agrega tiempo adicional a la ventana de tiempo para que las víctimas busquen justicia.

Este importante cambio en la ley permite a los que antes no tenían un medio de reparación, la capacidad de buscar justicia ahora.  Si fue abusado por un sacerdote o un funcionario afiliado a la iglesia cuando era niño, ya no tiene que sufrir en silencio sin esperanza de justicia o responsabilidad.  Por todos lo que han sido abusados, los cambios en la ley han hecho que la Iglesia Católica ya no es capaz de silenciar a estas víctimas y barrer el problema bajo de la alfombra.  Miles de sobrevivientes de abusos han buscado justicia con éxito y muchos han recibido indemnización. Las leyes de California han ajustado para abordar mejor el alcance de justicia contra este problema, entonces si usted está listo para buscar justicia, nuestros abogados de San Francisco con varios años de experiencia en casos de abuso sexuales por parte del clero están aquí para ayudar.

Mary Alexander & Associates ha luchado con éxito por sus clientes por varios años. Nuestros abogados han manejado varios casos de abuso sexual infantil, ganando millones en juicios y acuerdos para nuestros clientes. Estos incluyen un juicio de $13 millones para un niño abusado por un entrenador deportivo, un acuerdo de $2.5 millones de un adolescente abusado por un maestro de escuela, y un acuerdo de $1.1 millones de un niño de escuela primaria abusado por un miembro del clero.